Teléfonos de contacto: 8300-3999 y 8300-4848

Comunidades de Aprendizaje. Educación del siglo XXI.

28 de mayo de 2015

 

EDUCACION DEL SIGLO XXI

MONICA MONTFORT

Aunque los métodos de enseñanza se han modernizado, hoy en día, muchas escuelas enseñan en lugares que tienen la misma estructura que tenían las escuelas en los 40s. Los niños se encierran en espacios aislados y con materias separadas, sin conexión entre ellas ni relación con su realidad. El maestro pretende que todos los alumnos aprendan lo mismo, de la misma manera y en el mismo periodo de tiempo. La escuela tradicional funciona, pero no es lo que los niños necesitan actualmente.

Los niños de ahora, formarán parte de la fuerza laboral para el 2025. Competirán con personas de todo el mundo para conseguir trabajo y estudiarán carreras que aún no se han creado. La globalización y la tecnología han hecho que sean otras las habilidades que necesita la sociedad. El mundo actual es colaborativo por lo tanto la escuela debe ser un lugar de colaboración continua en la que el alumno sea el protagonista de su propio aprendizaje a través de la investigación, la interacción con otros y la autonomía. learning commons

Es preciso pasar de las escuelas estandarizadas a las escuelas colaborativas y auto-organizadas para que los niños investiguen, aprendan, enseñen y se motiven al compartir con sus compañeros mientras son guiados, estimulados, no limitados y reconocidos por sus maestros.

De acuerdo con la Pirámide de Aprendizaje de National Training Laboratories, la forma en que mejor aprenden los niños es enseñando a otros al trabajar en pares o equipos.  Tenemos que preparar a los niños de hoy para trabajar en grupo, para resolver problemas, para tener pensamiento crítico, para pensar fuera del cuadro.  Necesitamos emprendedores, pensadores e inventores. No hay una única forma de resolver los problemas, necesitamos que los niños aprendan a buscar formas creativas de lograrlo.

Sir Ken Robinson, educador, escritor y conferencista británico afirma que hoy en día desarrollar la creatividad es tan importante como aprender a leer y a escribir, y que la estructura de la escuela tradicional, continuamente lo limita. Tony Buzan, creador de los mapas mentales ha presentado estudios en los que muestra cómo un niño utiliza de un 80-90% su creatividad al entrar a preescolar y cómo al terminar la educación básica, termina utilizando hasta un 50%.  En la edad adulta, en el mejor de los casos, utiliza el 30% de su creatividad para resolver los problemas.

Debemos dejar atrás el modelo en el que el maestro es la fuente principal de datos. Un niño tiene acceso a un mundo de información y no necesita acumularla sino saber encontrarla, decidir cuál le sirve y cómo la va a aplicar para resolver problemas reales.  Por naturaleza, el alumno aprende, descubre, experimenta y vive por sí mismo, el maestro debe dejar el protagonismo y la cátedra y ponerse a trabajar a un lado del alumno. Debe fomentar que el niño sea independiente, autodidacta, curioso y creativo. Finalmente, lograr que el niño se vuelva responsable de su propio aprendizaje.

learning commons2

Sugata Mitra, profesor de Tecnología Educativa en el Reino Unido, realizó un experimento en 1999 al que llamó “Hole in the Wall”. Hizo un hoyo en la pared en un barrio bajo de la India, su país natal, y colocó una computadora con acceso a Internet y la dejó ahí.  Los niños, sin haber usado jamás una computadora y sin saber inglés, empezaron a utilizarla y pronto aprendieron a navegar en la red.  Más adelante, puso a una mujer joven sin preparación a que sólo los observara y ayudara como pudiera.  Los niños fueron evaluados y los resultados fueron asombrosos, comprobando su teoría de que un niño, sin importar su formación previa, es capaz de aprender por sí mismo y que si además, cuenta con el apoyo de un adulto, se elevan los resultados favorables.

Un niño tiene la capacidad de aprender por sí mismo, y es más exitoso cuando lo hace de la manera en que le resulta más significativa y no de la manera en que alguien se lo imponga. Sin embargo, un adulto siempre debe acompañar este proceso para resolver dudas, orientarle y ayudarlo a formar actitudes, valores y habilidades sociales.

Cualquier persona, lugar y momento pueden ser excelentes oportunidades para aprender. El niño no siempre tendrá al maestro ahí. Es fundamental que forme su propio criterio, tome decisiones por sí mismo y aprenda a aprender para enfrentarse a lo que la vida le ponga en el camino.  Finalmente la educación consiste en aprender a tomar decisiones para resolver problemas cotidianos y ser feliz.