Teléfonos de contacto: 8300-3999 y 8300-4848

“En búsqueda de la excelencia” por Daniela Ramos Torres. Sexto Año.

14 de abril de 2016

excelencia1

Somos lo que hacemos día a día de modo que la excelencia no es un acto sino un hábito. Aristóteles.

¿Cómo ser excelentes?

  • Marcarse metas, tener claro hacia dónde queremos llegar y poner los medios para hacerlo.
  • Desarrollar la inteligencia leyendo, reflexionando, analizando.
  • Tener disciplina, es decir, respetar lo que hacemos, si nos proponemos algo trata de cumplirlo.
  • Vivir el aquí y el ahora, ser felices, pues ser excelentes para sí mismo no basta, es necesario serlo para ayudar a los demás personas; la felicidad no es individual, ni la excelencia.
  • Estos son algunos puntos para ir trabajando en búsqueda de la excelencia.
  • También tienes que conocerte, saber para qué eres bueno y en eso ser excelente.

Ojalá que esta generación deje atrás las mentiras, la mediocridad y el fracaso, que sólo nos llevan a descubrir lo peor de nosotros mismos.

Porque nunca hay que conformarnos hasta que lo bueno sea mejor y lo mejor, excelente.

No se trata de competir con los de enfrente sino con nosotros mismos, porque si lo que hacemos hoy es mejor de lo que hicimos ayer, estaremos caminando hacia la excelencia, pues no podemos olvidar que sólo el presente es con lo que contamos porque el ayer ya pasó, y el mañana no sabemos si nos toque vivirlo. Es una verdadera tragedia ver a tantas personas desperdiciando su presente sin hacer el mínimo esfuerzo por ser excelentes.

Nadie nace siendo excelente, es algo que se consigue poco a poco, escalón por escalón y sí, podemos tropezar y quizá hasta caernos, porque tenemos derecho a caer pero nunca de quedarnos en el suelo. Cuando tengas duda entre el hacer y el no hacer siempre escoge el hacer, porque si fallamos, nos quedará la experiencia y la enseñanza pero si no lo hacemos, nos quedará la frustración de no haberlo intentado.

Y si crees que tú eres inferior, lo eres; tienes que pensar en grande para elevarte, tienes que estar seguro de ti mismo antes de poder alcanzar la excelencia.

Pues, ¿quien pensándose perdedor ha alcanzado el éxito?

O sintiéndose miserable, ¿ha logrado su realización personal?

Pues todo, absolutamente todo lo que hacemos, pasa por nuestro pensamiento, por lo tanto, si pensamos en grande alcanzaremos la grandeza y si pensamos en la derrota, ésta tarde que temprano llegará.

Una de las grandes barreras que nos impiden llegar a la excelencia es el temor, el miedo de no lograrlo, pero siempre debemos recordar, que el miedo es como el fuego: si lo controlamos nos calentará pero si nos controla nos quemará.

Buscar la excelencia es un trabajo de cada día y de cada persona que se lo proponga; pero nos podemos preguntar ¿y para qué busco la excelencia?

Pues porque es la perfección en todo: en la verdad, en las relaciones personales, en la comunicación, en la educación, al obtener buenas notas, pero la Excelencia es un valor que podemos ir persiguiendo día a día.

Los invito a luchar por ser excelentes y a buscar la perfección ya que tenemos la condiciones para hacerlo, pongamos toda nuestra voluntad para lograrlo.

¡¡¡ Ánimo, la excelencia es posible !!!